La Hipnosis, como ya sabes de otras entradas, es un modo de centrar la atención plena de nuestra mente en el objetivo de la sesión. De este modo, nuestra enorme capacidad mental puede emplearse a fondo en ese objetivo concreto, en lugar de fragmentarse y repartirse en mis asuntos. Cuando atendemos a varios asuntos a la vez, nuestra cabeza en modo multitarea, lo que quiere decir que tratamos de llevar varias cosas a la vez en el consciente, lo que es más difícil de lo que parece, y al encontrar esa dificultad lo que ocurre a menudo es que vamos pasando del consciente al subconsciente los temas, según lo requieran. Luego los recuperamos y los volvemos a pasar a ese segundo plano de atención del subconsciente, y así una y otra vez.

Y eso hace que no solo se reparta nuestra capacidad de atención entre todos esos asuntos, sino que también se van fragmentando. Esto se ve cuando tratamos de recordar lo que hemos hecho con uno de ellos, que probablemente sepamos la historia con huecos y saltos. Se que empecé aquí y luego ya estaba allí, pero no recuerdo bien si en medio pasé por allá…

Encendemos el fuego, ponemos aceite en la sartén, cascamos un par de huevos para batirlos con un tenedor. Cuando saco los huevos de la nevera y de su envase el aceite ya hecha humo, porque lo hemos dejado demasiado tiempo al fuego, así que bajamos el fuego y nos ponemos a batir con prisa. El aceite ya huele un poco a demasiado caliente, así que echamos los huevos medio batidos para que no se queme, y nos ponemos a recoger lo que hemos usado para batir, y las cáscaras. Pero la tortilla no cuaja, así que miramos y vemos que el fuego sigue al mínimo, y por eso se ha enfriado. Lo ponemos más fuerte y toca esperar unos segundos… y como no podemos estar parados cojo los cubiertos y empiezo a poner la mesa.

Para cuando regreso a la cocina tengo media tortilla demasiado cuajada y se me rompe al darle la vuelta… lo trato de arreglar y entonces me entra la duda de si he puesto sal o no. Mientras trato de recordarlo abro el cajón de los cubiertos para ir poniendo la mesa, que si no la tortilla se enfría, y me encuentro con que ya llevé antes los cubiertos, etc…

Eso es un ejemplo cotidiano de lo que pasa cuando tratamos de atender a varias cosas a la vez.

Diversos estudios demuestran que, aunque somos capaces de hacer varias cosas a la vez, la famosa multitarea, en realidad hacemos todas ellas peor de lo que seríamos capaces haciéndolas de una en una.

En Hipnosis HDR conocemos esto mejor que nadie, porque lo usamos en cada sesión.

Una de las vías más efectivas de hipnotizar a una persona es precisamente jugar con ese mecanismo de la multitarea, dando varias instrucciones que deben seguirse al mismo tiempo, haciendo un hábil uso del consciente y subconsciente, repartiendo la atención del Ego de la persona que trata de no ser hipnotizado (aunque la persona, obviamente lo desea), fragmentando cada una de esas tareas hasta que el Ego admite los deseos de la persona y entonces abre la puerta a la experiencia hipnótica.

Pero al igual que usamos esa multitarea para llevar a la persona a la hipnosis, una vez alcanzada la guiamos para que tome los asuntos de uno en uno, para que de su 100%.

Este es un ejemplo más de eso que nos gusta decir en HDR: <<La hipnosis es un juego que le propones a la mente y, si juega, el premio es grande.>>

Si quieres aprender Hipnosis, puedes empezar AQUÍ.

Suscríbete a la lista de correo para que te pueda avisar cada vez que publiquemos una nueva entrada…